martes, 24 de febrero de 2009

La hoguera de la desmemoria

Por Ricardo E. Tatto


Fahrenheit 451: es la temperatura a la que el papel de los libros se enciende y arde”

Ray Bradbury




Hace poco leí por primera vez Fahrenheit 451, la que es por antonomasia la mejor novela de ciencia ficción de Bradbury (Crónicas Marcianas, a decir del autor, no es ciencia ficción sino una reescritura de ciertos mitos griegos). Publicada en 1953 en un tiraje limitado, posteriormente el visionario Hugh Hefner la publicó por entregas del número 2 al 5 de Playboy (cuánto le debemos a este hombre, literatura y desnudos al por mayor).


La novela se desarrolla en un mundo distópico, en el que la sociedad enajenada se solaza únicamente frente a paneles tridimensionales que ocupan las paredes de las casas, donde interactúan con La Familia, personajes ficticios programados para conversar y entretener al teleauditorio de manera personalizada.


Es en esta irrealidad, donde está terminantemente prohibido leer, debido a que la lectura de universos ficticios y personajes que no existen, provoca que el lector piense y los que piensan sufren. Según la tesis planteada por el autor, para que las personas sean felices todas deben ser iguales, y los que leen pretenden diferenciarse, por eso sus prácticas son censuradas y ellos perseguidos por la Brigada 451, una compañía de bomberos que en el futuro ya no apaga fuegos, sino que los provoca con lanzallamas destinados a incinerar todo material impreso, en especial los libros.



Todo esto viene a cuento porque la lectura de la novela me hizo reflexionar sobre ciertos hechos que se han suscitado en el panorama local, en el cual tenemos un supuesto Archivo Histórico Municipal que en lugar de resguardar la memoria de un pueblo, se ha encargado de desaparecerla sistemáticamente, propiciando la destrucción de miles de fotografías que son patrimonio cultural e histórico de los yucatecos.


De encima, lo más lamentable no sólo es el hecho de que continúen avivando la hoguera de la desmemoria que pretenden perpetuar, sino que la destitución del Lic. Emiliano Canto Mayén al frente del archivo, evidencia los esfuerzos para favorecer la ineptitud de Emma Alcocer, hija del nepotismo y de Martiniano Alcocer Álvarez, editorialista del ex-Diario de Yucatán, que la colocó como entenada en la mencionada institución, con los desastrosos resultados que ya todos conocemos: un auto de fe, al más puro estilo de Fray Diego de Landa, bajo la complaciente mirada de la C.P. Ligia Carrillo Jiménez, que hasta la fecha no ha respondido los cuestionamientos que se la han hecho escondiéndose bajo su escritorio.


Y por si no fuera suficiente, en el artículo de Roberto López Méndez fechado el 5 de febrero, queda de manifiesto la arbitraria labor de los obesos y anquilosados “cronistas de la ciudad”, que sin una supervisión de por medio, se han abocado a la labor de registrar las cagadas de las palomas en la plaza, o que si la cerveza cambió de sexo, o qué se yo que otras barbaridades, con la dirección de una brújula que obedece a su muy particular y subjetivo criterio, apoyados bajo su ultra-diestro título de pacotilla.


La desmemoria, señores, no es cosa de juego: ya está entre nosotros. La eliminación paulatina e inexorable de la historia de las aulas de las escuelas, la desaparición de nuestro patrimonio histórico sin ninguna consecuencia visible, tan sólo son aristas del monstruo paternalista que quiere que olvidemos a los muertos, a aquellos que nos legaron la libertad, el conocimiento, tan bellas cosas que debemos proteger con el más acendrado celo, y que en la novela de Bradbury se ve representado por los Hombres-Libro (y libres), quienes en las altas cumbres de su mente, donde habita la inexpugnable memoria, guardaron cada uno un libro, un fragmento, una frase de la trayectoria de la humanidad, ya que como dice el bombero Montag: “Detrás de cada libro hay un hombre” (y detrás de cada foto, también). De nosotros va que esto no se quede así; no lo olvidemos, la desmemoria es la que debe acabar en aquella hoguera de fuegos fatuos.

1 comentario:

LETRAS EN EL AIRE dijo...

Estimado Tatto: siento hoy no estar de acuerdo con tus comentarios, me parece que a veces emitimos juicios basándonos en comentarios que la mayoría de las veces se hacen a la ligera sin ningún sustento. Fuera de ideologías,partidos políticos y demás, puedo decirte que don Martiniano Alcocer es una excelente persona y su hija de ninguna manera está áhí por él, es una persona preparada para estar donde está. Es chistoso que se comente sobre este caso y no se hable de muchísimos otros que realmente se dan. Te envio un saludo!!

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León