domingo, 22 de febrero de 2009

El Teatro de la Rendija, una experiencia diferente



Por Ricardo E. Tatto


Enclavado en los linderos del centro histórico que colindan con el norte, un nuevo espacio dedicado al teatro ha surgido en Mérida. Heredero de la extinta Escena 40ª, el Teatro de la Rendija se inauguró en enero, durante el Festival de la Ciudad 2009, con dos puestas en escena: Medea Múltiple y Tío Vania, que pueden verse en la calle 35 x 60 y 62 #502ª. La primera los viernes a los 9PM y la segunda sábados a las 8PM y domingos a las 7PM.


La primera de ellas la vi el viernes 6 de febrero cuando, después de hacer antesala con el resto del público, fuimos conducidos por Addy Teyer a través de los vericuetos de la vieja casona. La luz de la linterna guía y el ambiente de solemnidad, erizaron a más de uno de los asistentes.


Finalmente llegamos a una especie de bodegón trasero del cual emanaba humo, lo que contribuyó a lo misterioso del ambiente, ya que la neblina no nos dejaba ver nuestros pasos. Ya sentados, frente a nosotros una manta totalmente blanca fungió como telón, mismo que se empezaba a mover mientras se amoldaba a una esbelta figura femenina. La función había comenzado.


Jasón (Roberto Franco), Medea (Ligia Aguilar) y una sombra ominosa (Raquel Araujo), realizan su desplazamiento escénico y metafórico en torno a una pregunta: ¿Dónde están los niños? Una búsqueda reiterada de su infortunada prole, maldita desde el momento en que el héroe mítico abandona a Medea, que por amor a Jasón traiciona y abandona la Cólquide paterna, país donde se resguardaba el vellocino de oro, tan ansiado por los argonautas.


El espectáculo multidisciplinario, nos cuenta esta historia de celos y traición, donde los personajes se buscan y se confrontan, en una danza contemporánea que nos connota el desfogue de pasiones, pero también como el amor se devora a sí mismo, cuando las emociones desaforadas desembocan en la locura.


La obra que mezcló danza performática y otros elementos multidisciplinarios, fue dirigida por Raquel Araujo al igual que la dramaturgia, sobre textos de Eurípides, Anouilh y Müller. El diseño de pista sonora y música original estuvo a cargo de Manuel Estrella y la escenografía e iluminación por Óscar Urrutia.


Mediante una atmósfera impregnada de sonidos guturales, voces que ululan lastimeramente y unas paredes escritas y cargadas de horror, de crímenes, los personajes acuchillan con estridencia, provocando una cacofonía que, aunada a los efectos de iluminación que hacen uso de una hélice para asemejar luces estroboscópicas, terminan por desazonar al espectador.


Por otro lado, el domingo acudí de nuevo al recinto, tan sólo para encontrarme sentado en la sala del Tío Vania y compañía. La obra gira en torno a escenas de la vida campestre en cuatro actos, mismos que son pródigos en situaciones dramáticas de índole realista y costumbrista, pero que no por ello pierden su vigencia.


En el caso del doctor Astrov (Juan de Dios Rath), su discurso ecológico y sobre la conservación de la naturaleza es revelador, ya que contrasta la visión del siglo XIX con lo que vivimos actualmente; un ejemplo más de cómo el teatro –y Chéjov- constituyen aparatos de reflexión y crítica que trascienden a su propio tiempo.


En la casa familiar, los días y las noches se suceden en medio de una atmósfera asfixiante, en donde los conflictos internos constituyen el pan –y vodka- de cada día. Pletórica de diálogos en apariencia banales, la obra avanza con un ritmo in crescendo que paulatinamente nos revela las cavidades profundas de la mayoría de los personajes.


Francisco Sobero “Tanicho” es el eje actoral sobre el que se sostiene la obra, que si bien cuenta con un reparto inmejorable (Eglé Mendiburu, Francisco Ríos, Silvia Káter y Willy Paredes), su presencia escénica y calidad histriónica especialmente resaltan como el atormentado y depresivo Tío Vania. Al igual que el trabajo discreto pero efectivo de Addy Teyer como Sonia, y la contención dramática de una aterciopelada y triste Elena, interpretada por Ariadna Medina. Los excelentes efectos de iluminación en varios tiempos, la escenografía y producción, se los debemos de nuevo al cineasta Urrutia.


En general, habría que agradecerle a Raquel Araujo por haber conformado tan magnífico reparto, que en conjunto trabajó de manera satisfactoria, como hemos visto en otras memorables puestas como La importancia de llamarse Ernesto. Ella dirigió y realizó el vestuario, a la par de que con sus esfuerzos este nuevo espacio escénico alternativo está tratando de brindarnos experiencias distintas en cuanto al quehacer teatral en Mérida. Vale la pena ir a verlos y apoyarlos, ya que en el vestíbulo venden bebidas homónimas a los personajes… recomiendo un par de Tíos Vania.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León