lunes, 29 de septiembre de 2008

Tertulias literarias



LA PERIFERIA + LA RED LITERARIA DEL SURESTE

presentan:

Tertulias Literarias


Comparte tus libros, tus autores, tallerea tus textos, enREDémonos juntos con la literatura

Miércoles 1 de Octubre, 2008 // 7 PM

(A partir del miércoles 1 de octubre, alternando una semana sí y una no. Para ver fechas, visita http://www.galerialaperiferia.com/)

Galería La Periferia

calle 54 #468 x 53 y 55, centro

Mérida, Yucatán, México

52 999 9241923



domingo, 28 de septiembre de 2008

Crónica del Recuerdo a Celia Hart


Por José Francisco Castillo



La vida no es la que uno vive, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla, dice Gabriel García Márquez en el epígrafe de su autobiografía. El miércoles pasado en la Biblioteca Pública Manuel Cepeda Peraza, se recordó la vida de la pensadora cubana Celia Hart a manera de homenaje. Y es que cuando se rememora bajo estas circunstancias, el recuerdo se convierte en un agente activo y motivador del porvenir.


El evento fue organizado por el Instituto de Cultura de Yucatán en coordinación con la Red Literaria del Sureste y el colectivo Kaos en la red. Participaron Lorena Aguilar Aguilar, Cristóbal León Campos y el doctor Carlos Bojórquez Urzaiz, quienes leyeron textos donde se hizo énfasis en la vida personal y profesional de la intelectual cubana.


Lorena Aguilar habló sobre el espíritu que siempre emana de los artículos de Hart: “Defendió siempre la Revolución Cubana; aprendió de los textos y de la realidad práctica”. También refirió algunas experiencias biográficas de cuando Celia estuvo trabajando en el colectivo y de sus aportaciones intelectuales y humanas.


Por su parte el doctor Carlos Bojórquez, cuyo texto salió publicado el jueves aquí en Por Esto!, habló sobre las instancias académicas de Celia en esta ciudad de Mérida y del gran amor que tenía ella por esta tierra. “De hecho, fue a través de un diálogo sobre ese tema y el pensamiento de José Martí como se originó la amistad que cultivamos desde que la conocí en la Galería Haydée Santamaría de Casa de las Américas, abierta en honor de su madre, que fundó esa maravillosa institución cultural en el año de 1959. Fuimos presentados por Roberto Fernández Retamar y su esposa Adelaida de Juan, a quienes en esa época perseguía por toda La Habana con preguntas sobre Calibán y otros ensayos, la obra en prosa que más me agrada de este poeta cubano…”.

Carlos Bojórquez Urzaiz, Cristóbal León Campos y Lorena Aguilar Aguilar
Al final tocó el turno de leer al moderador Cristóbal León Campos quien definió a Celia como una “hija de la Revolución Cubana”, señalando a su vez su postura crítica ante la realidad y su apoyo a todas las causas sociales. La cubana reabrió el debate moderno sobre el marxismo, teniendo como ideal la internacionalización del socialismo (siguiendo las ideas de Che y de Trotsky) y la unidad de nuestra América Latina, esto último, ideal por demás bolivariano. Esta condición de lucha hizo que Celia sea etiquetada como “ultraizquierdista” y hasta “terrorista”.


Por último, León Campos recalcó el papel de la cubana en la atención que le puso al “México de abajo”, recordando muchas veces Tlatelolco y el fraude electoral del 2006. Ideológicamente, Celia Hart pretendía llegar a lo más puro del marxismo, tomándolo como base para reconstruir este mundo.



Por esto!, sábado 27 de septiembre de 2008.

sábado, 27 de septiembre de 2008

Presencia de Celia Hart Santamaría



Por Carlos E. Bojórquez Urzaiz


Al ser avisado del fallecimiento de Celia Hart Santamaría, la sorpresa o no sé qué clase de desconcierto se apoderaron de mí, e impidieron que entendiera bien lo que decía el correo, un mensaje despachado en París por Héctor Hernández Pardo, la noche misma de la tragedia. De modo que cuando llamó Evelio Arango, editor de Cultura en el periódico POR ESTO! para confirmar pormenores de la noticia y saber si tenía algún artículo en memoria de Celia, simplemente quedé sin palabras.


No había vuelta atrás ni se trataba de ningún error, el accidente sufrido por los hermanos Celia y Abel Hart Santamaría en el municipio de Playa, a la altura de 3ª y 46, en La Habana, era una verdad fulminante. A partir de ese momento empecé a reconocer que nuestra despedida fueron las últimas conversaciones que sostuvimos en una tertulia rodeados de Jean Lamore, Pablo González Casanova, Jorge Canché y Gustavo Robreño, el 28 de enero de 2008 en La Habana, una fecha y un lugar emblemáticos que nos reunió para conmemorar el natalicio de José Martí, en el Segundo Congreso Por el Equilibrio del Mundo, presidido por el Dr. Armando Hart Dávalos, padre de Celia, quien puso todo su amor y esfuerzo en la organización de esa conferencia que congregó a los martianos del mundo que quisieron asistir.


Recuerdo haberla visto brincar de júbilo cuando se enteró de que la próxima reunión del Consejo Mundial del Proyecto José Martí de la UNESCO tendría lugar en la ciudad de Mérida, durante el mes de enero de 2009. Celia poseía la gracia de entusiasmarse con el éxito ajeno, pero además conocía el calor humano de esta ciudad, donde realizó estancias de estudios cuando la Física ocupaba la mayoría de su tiempo. Quizás ella haya asido la única amiga habanera capaz de imitar el habla yucateca, a causa de su interiorización en la cultura e identidad maya de nuestro Estado. De hecho, fue a través de un diálogo sobre ese tema y el pensamiento de José Martí como se originó la amistad que cultivamos desde que la conocí en la Galería Haydée Santamaría de Casa de las Américas, abierta en honor de su madre, que fundó esa maravillosa institución cultural en el año de 1959. Fuimos presentados por Roberto Fernández Retamar y su esposa Adelaida de Juan, a quienes en esa época perseguía por toda La Habana con preguntas sobre Calibán y otros ensayos, la obra en prosa que más me agrada de este poeta cubano, y del dibujo de Chacmool de Martí, cuyos primeros análisis se deben a la Dra. Adelaida de Juan. Ahí estaba Celia, la siempre inquieta mujer que después de saber mi procedencia y profesión, sin pausa disparó una batería de preguntas referentes a los mayas, hasta el punto que Fernández Retamar precisó intervenir para aclararle que mi interés se centraba en la visión de José Martí sobre los mayas. pero una cosa nos llevó a la otra, por lo que pasó a explicar que a quien necesitaba visitar era a su padre, cosa que hice sin demora y hasta la fecha sigo haciendo, con verdadera admiración, las veces que viajo a Cuba. Conversamos el resto de la noche y luego supe que el activismo era el código mediante el cual se tenía que entender y querer a Celia Hart. “….hacer es una forma de resolver…”, escribió Martí en 1891, y con la luz de ese aforismo nuestra amiga explicaba la razón de su acción continua.Sinceramente no sé si dejó por completo su promisoria carrera en el campo de la Física, que incluyó la publicación de algunos libros sobre esa materia, ya que nunca me atreví a preguntárselo, pero es el caso que sus escritos empezaron a irradiar ideas frescas y alegorías que apuntaban en dirección de un periodístico crítico, en medios alternativos, con indudables intenciones de convertirse en la escritora que ya descollaba por los hermosos textos que escribía al fallecer con 45 años de edad. Por cierto la última vez que conversamos comenté que había regresado sobre su viejo artículo: “Martí….en las tiendas de Miami”, publicado en 2004, que no es sino una glosa enriquecedora del texto de Arleen Rodríguez, que refería un hecho sin precedente, resumido del siguiente modo:“La noticia de que una empresa de marca estadounidense está a punto de lanzar al mercado una colección de ropa y calzado masculino bajo el nombre de José Martí, ofende pero no sorprende a los cubanos”.Celia, por su parte, que era vertical en todo cuanto escribía, trajo a cuento una hermosa carta de José Martí dirigida a María Mantilla con la que recordaba el inconveniente conceptual, mas no de mercado, que tendría esa empresa:“…He vuelto a mirar con ojos dolorosos las pocas imágenes fotográficas de aquel hombre menudo - señalaba Celia –. Su único trajecito negro. Curioso, poco había reparado en la imagen física de Martí…” y concluía: “Sería cuestión de mercado y publicidad, cómo el nombre de una persona que despreciaba tanto la carrera de la moda se convierte en un Pierre Cardín o Cristian Dior… Claro, todo es posible en este mundo que acusa de violación de los derechos humanos a un país pobre y asediado que hace vivir a cuanto niño decide nacer y le prorroga la vida a cuanto anciano tendría que morir…y no condena a los pervertidos que horrorizan al mundo con la sodomía de sus cárceles… tal vez andemos en Alicia y el país de las maravillas y vivamos el mundo “al revés” Y tendremos que ver la imagen de Martí en los calzoncillos de un militar norteamericano nacido en la Florida, mientras humilla sexualmente a unos hombres encapuchados…todo en nombre de la Libertad”.}

Esa cascada de ideas claras y alegatos al discurso hegemónico los tejía Celia con tanta celeridad y color, que ningún espacio editorial parecía suficiente para darle cabida a lo que escribía. Desconozco cuántos artículos suyos pudieran estar circulando en la red, que sin duda fue su lugar preferido para publicar y ser leída en todos los rincones de América, muy a tono con la tesis defendida por su padre, con relación a la necesidad de globalizar el humanismo y la cultura, valiéndonos de la tecnología moderna. Algunos que tuvieron la suerte de conocer a Haydeé Santamaría Cuadrado dicen que de ella tenía el carácter insurrecto, e incluso el mismo Armando Hart comentó alguna vez en sus oficinas que Celia era como Haydeé. Sin embargo, pienso que ella poseía el talento de ambos, aunque en cualquier caso brillaba con luz propia.En enero de este año me ofreció su libro: Apuntes revolucionarios. Cuba, Venezuela y el socialismo internacional, editado por la Fundación Federico Engels en 2007, mas como no tuvo tiempo de entregármelo, me he propuesto conseguirlo. Me gustaría señalar, antes de terminar, que si bien siempre compartí su irreverencia y su capacidad para desacralizar las modas intelectuales, detrás de esta posición Celia estaba habitada por un hermoso calor muy cubano en su trato, y sobre todo en el amor por sus hijos José Julián y Ernesto, así como por su padre, a quienes ofrezco desde aquí mis condolencias. Ellos eran su razón primordial de vida. Extrañaremos a Celia que era una voz fundamental de la América Latina cambiante, pero su ejemplo vivirá en la memoria de quienes la quisimos bien.


Por esto!, viernes 26 de septiembre de 1983.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Recital poético de Felipe Koh Canul

José Francisco Castillo


Al llegar a la Biblioteca Pública Manuel Cepeda Peraza, podía verse a un pequeño grupo de adultos, algunos ya mayores, que platicaba alegremente. No fue sino hasta que se separó de esos hombres, marcadamente yucatecos, que se pudo dilucidar que aquella persona que se sentaba en la mesa era precisamente Felipe Koh Canul.

Lo primero que podía verse de aquel hombre elegante, vestido con una guayabera blanca y pulcra, era precisamente las marcas del talco que tenía impregnado en el cuello. El cabello negro pero a la vez canoso connotaba la sabiduría de un hombre, que todavía se encuentra impregnado de juventud; y esto se corroboró cuando el poeta comenzó a leer sus poemas.Nacido en Maxcanú en Julio de 1938, Koh Canul ha pasado cuarenta años fuera de su natal estado ya que se encuentra establecido en Queretaro, sin embargo ha regresado a mostrarnos su producción poética: “Estoy de fiesta porque es la primera vez que vengo a Yucatán a presentar mis trabajos”, dijo el poeta después de agradecer a las instancias públicas, la oportunidad de compartir su poesía en su tierra.

Siempre leyendo primero la versión de sus poemas en lengua maya para después pasar a la lectura en español, los asistentes escuchábamos dos textos; para los que no sabemos maya, la primera lectura nos parecía musicalidad pura, el significante que después se completaba con el significado de los textos en versión castellana, pero que sin embargo, algunos autores de los prólogos de los libros (Raúl Cáceres Carenzo, Raúl Renán y Carmen de la Fuente, entre otros) de Koh Canul —que leyó el maestro Jorge Cortés a manera de introducción a los poemas de cada libro— catalogaban como dos poemas distintos.El poeta enriqueció la velada con anécdotas relacionadas con la escritura de sus libros y con pasajes de su vida. Así, Felipe Koh Canul platicó que su primer poemario titulado “La Milpa”—que por cierto está dotado de evidentes tintes narrativos— fue estructurado mentalmente en Maxcanú y además compuesto desde la “visión del campesino maya” que don Felipe vivió en carne propia desde la figura de su padre.Posteriormente pudimos escuchar poemas como “Canción de Paloma” y “Chichen Itzá” del poemario “Raíces”, así como versos de los libros “Palabras Íntimas”; “Xtabentún” y “Huéspedes Canoros”. Y es que toda la obra poética de don Felipe Koh ha sido editada fuera del estado de Yucatán, lo cual no quita que su poesía, como dijo el maestro Jorge Cortés en la presentación, sea “un universo poético hecho fuera de Yucatán pero captando todo lo que está dentro”.

De lo que pudimos aprehender en la lectura, la poesía del escritor yucateco está impregnada de un fuerte aire narrativo y de la brevedad; varios prologuistas destacaron la capacidad de síntesis del autor que tiene su explicación en la forma en la que piensan los mayas, según el poeta. En relación a los poemas de temática amorosa, Koh señaló que ésta también es característica de la forma sentimental del indígena: “con el silencio o con una mirada, el maya puede decir cuánto ama”.

La velada terminó con comentarios de un público entusiasmado, y no era para menos. Don Felipe Koh Canul se reencontró con viejos amigos y pudo dar a conocer su poesía con los suyos. Nosotros conocimos a un escritor relevante que, como afirmaba José Díaz Cervera en un artículo recientemente publicado aquí en Por Esto! , tiene una voz universal: “una lengua es una ventana al cosmos y don Felipe sabe que hay una raíz inobjetable que sólo puede expresarse con los sonidos más íntimos del hombre”.


Por esto!, viernes 26 de septiembre de 2008.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

El regreso de Felipe Koh Canul



Manuel J. Tejada Loría

Cuarenta años después, el poeta yucateco Felipe Koh Canul (Maxcanú, 1938), vuelve a su tierra para mostrar parte de su producción poética en lengua maya y castellano. Luego de recorrer varias entidades del país y de fijar su residencia en Querétaro, junto a su esposa, la señora Lucía Lira Ayala, Don Felipe regresa a Yucatán para regalarnos de su voz, lo mejor de su poesía.

A partir de hoy miércoles, el poeta Felipe Koh ofrecerá una serie de recitales poéticos, tanto en Mérida como en algunos municipio del interior del Estado, incluyendo su natal Maxcanú donde se presentará el próximo jueves 25 a las 19:30 horas en el edificio del DIF municipal. Un día después, el viernes 26, en punto de las 20:00 horas, se presentará en el anexo del Palacio Municipal de Izamal y el sábado 25, siempre a las 20:00 horas, el convento de Maní será el escenario para la lectura de sus versos en maya.


El poeta Felipe Koh Canul flanqueado por Jorge Cortés Ancona y Enrique Martín Briceño



Aquí, en Mérida, la presentación se realizará hoy a las 20:00 horas en la Biblioteca Pública Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza”, lo que representa una gran oportunidad de conocer a Don Felipe Koh Canul, de escucharlo y sobre todo, de intercambiar con él reflexiones, ya que, más allá de la gran amabilidad que lo caracteriza, la riqueza espiritual y calidad humana, es algo que junto a su poesía, sobresalen.

Felipe Koh Canul es profesor normalista especializado en Lengua y Literatura españolas por la Normal Superior de Tlaxcala, Tlaxcala. El maya es su lengua materna y toda su obra es bilingüe. Su obra ha sido comentada por el poeta yucateco Raúl Cáceres Carenzo, y otros poetas como Carmen de la Fuente y Roberto Reyes.

Ha publicado los siguientes libros: Silabario de voces (1993, Ed. Voz Crítica); Kol/La milpa (1995, Ed. Praxis); Mootso´ob/Raices (1997, Ed. Voz Crítica, Colección “La hoja murmurante”); Palabras íntimas (1997, Ed. Voz Crítica); Xtabentun (1999, Univerdidad Autónoma del Edo. de México y La Tinta de Alcatraz); Peregrina de amoroso tormento (colectivo, 2003, Ed. Fontamara) y U´ulab Ch´ íich´ o´ ob/Huéspedes canoros (2004, Ed. La Copia).

Ayer martes, Don Felipe Koh Canul, junto a su esposa Da. Lucía Lira realizaron una visita cordial al Mtro. Jorge Cortés Ancona, Subdirector General de Literatura y Promoción Editorial, y al Mtro. Enrique Martín Briceño, Director de Patrimonio Cultural del ICY, encargados de la realización de los recitales.

Se aprecia la labor de Don Felipe Koh Canul, quien desde Querétaro, sigue cantando en su lengua materna la riqueza de nuestra cultura maya. Un digno baltzam de nuestra tierra como alguna vez lo fue Don Mediz Bolio. Enhorabuena por la palabra que alumbra y enriquece.

Por esto!, miércoles, 24 de Septiembre de 2008

lunes, 22 de septiembre de 2008

Cordial invitación




El poeta Felipe Koh Canul nació en Maxcanú, pero hace más de 40 años que reside en Querétaro, donde a la par de su profesión como maestro normalista, ha escrito varios poemarios. Ahora vuelve a Yucatán para ofrecer 4 recitales poéticos en lengua maya y castellano. Esta será, sin duda, la oportunidad de conocer de viva voz la obra del poeta yucateco, así como la ocasión para conocer su experiencia poética fuera de la península.

Felipe Koh Canul se presentará este miércoles 24 de septiembre a las 20:00 horas en la Biblioteca Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza”. (Calle 55 x 62 del Centro Histórico).



Ficha del poeta Felipe Koh Canul



El poeta Felipe Koh Canul nació en Maxcanú, Yucatán, el 1º de julio de 1938. Sus estudios primarios los realizó en su pueblo natal. Los secundarios en la escuela “Adolfo Cisneros Cámara” de la ciudad de Mérida.

Posteriormente elige la carrera de profesor normalista en la Escuela Normal Urbana “Rodolfo Menéndez de la Peña”. De 1961 a 1963 hizo teatro con el Grupo Moderno de Teatro Experimental. De 1966 a 1971 estudia la Licenciatura de Lengua y Literatura Españolas en la Normal Superior de Tlaxcala. Como docente, trabajó de 1964 a 1966 en escuelas tecnológica y técnicas. De 1967 a 1969 hace un Diplomado de Lengua Alemana en la Universidad Autónoma de Querétaro.

La lengua maya, es materna y el castellano lo adquiere en la escuela. En 1965 participa en el mitin poético realizado en la ciudad de Querétaro, en el que participaron también: Efraín Huerta, Thelma Nava, Alejandro Aura, Andrés González Pagés, Pablo Cabrera, Florentino Chávez.

En 1985 con otros compañeros funda la Asociación de Escritores Queretanos, A.C. Funge como secretario en 1986 y 1987 del Centro Queretano de Escritores. Ha publicado en El ruido de las letras, suplemento cultural del “Diario Noticias” de Querétaro; en el “Diario de Querétaro” y en diversas publicaciones del INBA y la UNAM.. Ha realizado lecturas en voz alta en la Casa tunAstral de Toluca; en Casa Museo Manuel José Othón de San Luis Potosí; en el Museo de la Acuarela, en Toluca, México.


Obra publicada:

Raíces. Mootso´ob. ED: La Tinta de Alcatraz. Colección “La Hoja Murmurante”. Estado de México, 1997; Palabras íntimas. Voz Crítica/COBAQ. 1997; La milpa / Col. ED. Praxis. México, 1995; Huéspedes Canoros. Ediciones La Copia. Colección Poesía. Querétaro, 2004 y Xtabentun. ED. La Tinta de Alcatraz. Estado de México, 1999.

Felicitaciones, Nadia Escalante



La Red Literaria del Sureste felicita a la escritora


Nadia Escalante


por haber ganado una de las becas de la Fundación para las Letras Mexicanas.

A la espera



Jorge Cortés Ancona


El libro de cuentos A la espera, de José Francisco Castillo, forma parte de las nuevas tendencias que se perciben en la narrativa mexicana actual entre las que se hallan la de relacionar literariamente distintos campos de conocimiento y la de transgredir las fronteras entre realidad y ficción sin mantenerse de modo explícito en algunas de las dos zonas. Conforme a ello, estos cuentos se basan a veces en otras disciplinas, como la lingüística y la filosofía, empleándolas ya sea como tema, o bien, como modo de organización del texto.


Como en el título de uno de los cuentos, “Sintonía”, las historias se sintonizan para integrar el cuento y de modo más amplio, el libro. En ocasiones hay cambios bruscos como en el mencionado cuento, que habla acerca de un “viene viene” con pañoleta roja y sus radios cuando de pronto, sin transiciones de ninguna índole, se pasa a otra historia, lo cual podría hacernos pensar que se trata de un error de tipografía o de estructuración del texto. Sin embargo, ese brusco cambio se aclara después para vincular las secuencias que conforman la historia.


Hay un ambiente de misterio en estos cuentos, que no pueden ser ubicados en zonas temporales y espaciales precisas. Son cuentos dominados por la opresión en la que se mueve la cerrada voluntad de los personajes. El misterio, la indeterminación temporal y espacial y la opresión explican en parte el hecho de que los cuentos se resistan a un resumen preciso. Hay historias de otros autores que pueden ser sintetizadas en unas pocas frases, pero aquí los hechos no siguen la secuencia de enlaces lógicos que caracteriza al cuento tradicional, ya que existen varios elementos que coexisten siguiendo diversas direcciones. Todo ello da lugar a una apertura narrativa hacia el lector, a quien se le deja una amplia posibilidad de interpretación de cada cuento.


Los personajes se mueven entre la ficción y la realidad, sin que se ubiquen en un lugar preciso. Como casos principales tenemos los de Pedro Stepanenko y Antonio Nah Cáceres, quienes existen en la realidad actual meridana (el primero, un investigador de Filosofía; el segundo, un joven maestro de inglés). Cada uno de ellos aparece en dos cuentos, junto con otras menciones de personajes reales. Todos terminan siendo ficcionalizados como parte de ese misterio que flota en los cuentos.


El tiempo funciona como un elemento eje, ya sea a través de las repeticiones, la fragmentación, la suspensión y la apertura hacia el infinito, para conducir en el fondo a una reflexión humana sobre la soledad -se siente una honda soledad en casi todos los personajes- y la muerte que ronda tantos de los cuentos. En tal sentido, me conmueve la niña que descubre a su papá en un armario y que para continuar lo que cree un juego se esconde a su vez, sin que él trate de buscarla. Asimismo, también se apela a esa virtud humana tan desplazada, que es la imaginación, presente en los planteamientos y en los rumbos que sigue cada texto. También hay ironía dentro de todo este trasfondo intelectual, una ironía llevada con sutileza junto con un humor especial en varios de los cuentos.


A pesar de la aparente diversidad de los once cuentos, existe unidad temática en el libro, tanto por el tema del tiempo como por esas manifestaciones humanas que antes hemos mencionado. Al cerrarlo, hemos leído un conjunto compacto, formado de diversas piezas de una realidad no por imaginada menos estremecedora.


A la espera se presentó el pasado viernes 12 de septiembre en el Centro Cultural José Martí, con la participación de Juana Mateos de la Higuera García-Uceda, José Díaz Cervera, un servidor y el propio autor del libro, que forma parte de las obras seleccionadas por el Consejo Municipal de Ediciones del Ayuntamiento de Mérida.



Castillo, José Francisco: A la espera, Ayuntamiento de Mérida, 2008, 69 pp.
Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León