lunes, 15 de diciembre de 2008

Algunas anécdotas


Por Jorge Cortés Ancona


En su libro Lo que ya pasó y aún vive, Luis Rosado Vega hace un recuento de hechos muy diversos. Fue publicado por la editorial Cvltvra en 1947 y a lo largo de 16 capítulos asistimos a las diversiones y costumbres de la época que le tocó vivir. Desfilan circos, ferias, viajes, personajes populares, la temporada de Progreso, en fin… Con mucha amenidad y su acostumbrado estilo sencillo, propicio a una comunicación inmediata, nos ilustra y entretiene.

El libro está lleno de anécdotas destacables y es una buena fuente de información para acercarse a la vida cotidiana yucateca de otros tiempos.

Destaco algunas escenas que me llaman la atención. Una es la sabiduría de un pariente suyo respecto al caminar, la otra un caso de trasvestismo del propio poeta y la tercera una pelea por culpa del baño en aguas no deseadas.

En Chemax, don Luis se encuentra a uno de sus viejos antepasados, hombre corpulento y alto, de 90 años con aspecto patriarcal. Cuando le pregunta si conoce Mérida, contesta que no, pero que sí conoce Valladolid. Y a la pregunta acerca de por qué no conoce Mérida, responde con estas palabras que constituyen toda una conseja: “Porque no he podido llegar a ella… Vea usted, si conozco Valladolid es porque he podido ir hasta allí por mis propios pies. Porque yo creo que si Dios le dio al hombre los pies es para que use de ellos caminando, y sólo debe llegar hasta donde sus pies se lo permitan. Lo demás es pecado. Nunca he usado otro medio de transporte. Ni el caballo, ni el coche, ni el ferrocarril, ni ninguno otro me han servido nunca. He ido hasta donde mis pies lo han permitido. Esos otros medios de viajar son malas invenciones del hombre, que contravienen la ley de Dios. Y así he sido feliz…”.



Lo del trasvestismo es toda una curiosidad. Por aquello de que la mejor manera en que un varón podía viajar en bolán era con ropa de mujer para que no se le subieran los calzones al cuello por razón de los tumbos y resbalones, Rosado Vega decide hacer la prueba. En sus palabras: “…me procuré en Santa María una amplia bata de señora, y con ella sobre el cuerpo la emprendí a Tixpehual, junto con mi primo Manuel. Y así entré en aquella población, vestido como una comadre y arrastrando la bata. Y vuelta a Valladolid, pero sin más incidentes, y ya sin bata…”.

La otra tiene que ver con esa malsana costumbre aún existente en Mérida de andar arrojando agua y otros líquidos a la calle desde diversas alturas y por diversos medios: cubetazos, manguerazos, etc. La siguiente escena, presenciada por nuestro autor, se desarrolla en el barrio de Santiago donde vivía, “un nidal completo” a su decir, por aquello de las esquinas de “El Nido” y “La Paloma” y las tiendas “El Huevo” y su competencia en la contraesquina llamada “El Otro Huevo”.

Dice don Luis: “En medio de aquellos dos huevos se desarrolló la tragedia. Sucedió que alguien regaba a cubetazos, cuando acertó a pasar un individuo que fue bañado. Se armó camorra, pero ya no con palabrotas, sino a bofetada limpia. Paró en que furioso el transeúnte le arrebató al otro el cubo y se lo encasquetó en la cabeza en tal forma que el regador no podía desprenderse de aquel casco romano, porque su cabeza era típicamente yucateca, y comenzó a dar cabezadas como un toro ciego. Ladraron los perros, corrieron asustados los niños, salieron a sus puertas las vecinas, silbaron las gentes que estaban en la tienda de ‘El Huevo’ y también las que estaban en ‘El Otro Huevo’”. Todo concluyó con los policías llevándose a los rijosos ante el jefe de la policía.

Sí que se divertía el poeta con esas andanzas por campo y ciudad. Y uno las lee y las siente vivas.



Por esto!, sábado 13 de diciembre de 2008.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León