lunes, 10 de noviembre de 2008

Una novela locochona


Por Jorge Cortés Ancona

La mirada a una ciudad que se exhibe en los pudores y que en su carnosa parte vive llena de sexo, tragos y muchos excitantes. Vida urbana llena de fiesta, de desmadre y de impunidad. En un ambiente que de ningún modo es difícil de reconocer como el de la Mérida de los años 60 y 70, transcurre el mundo desaforado de la novela Cuando sintió mi alma tu desdén, de Fernando Muñoz Castillo.


Narrada en un estilo ágil, conversacional, lleno de chistes, burlas e ironías, con personajes carnavalescos cuyas acciones traspasan tiempos y espacios en una laxitud de escenas que corresponden a la propia vida de dichos seres, la novela muestra una doble faceta ya que dentro de este juego humorístico hay una terrible violencia física y moral que pareciera camuflarse en la necesidad que una sociedad tiene por exponer a gritos su recato y su tranquilidad, deseos artificiales que nunca encubren lo que en realidad se desliza en esos núcleos para nada marginales. El lenguaje es abierto, se exhibe impúdicamente, lleno de procacidades, refiriendo abundantes prácticas sexuales de toda índole y haciendo mofa de los gastados discursos de la Iglesia y de los medios de prensa de la época. Estructurada en capítulos breves, en el texto todos los planos se interpenetran: la realidad se embute de sueños y alucines; a la camuflada desnudez costumbrista se superpone un trasvestismo vital. La música es un detonante y un indicador de estados de ánimo: el lenguaje musical y las canciones con distintos ritmos como los tropicales y los del rock y el bolero enfatizan las acciones y temperamentos en que se mueven los calenturientos personajes.


Hay todo un desfile de figuras emblemáticas de la época, muchas de ellas olvidadas y tipos cotidianos en donde encaja una galería de seres conocidos de la supurante alta sociedad yucateca. La vida que se narra es la que se nos impuso durante décadas en Mérida, aquella en la que transcurre la vida de tantos coterráneos: las imperativas y ridículas páginas de sociales, la ropa cara y a la vez de mal gusto, la vulgaridad que asoma tras la riqueza, los espacios ocultos donde los impulsos naturales afloran para después descargarse sinuosamente en los confesionarios. Aquí no hay paz, sólo pasones. Abundancia de mota, coca, ácidos y discriminaciones.


Esta novela expresa otro ritmo en la novelística de esta región. Rompe con el esquema con que se acostumbra ver eso que llaman “provincia”, haciendo ver sus entrañas descompuestas y su turbulenta vida oculta. Luce otra dinámica narrativa y libera al lenguaje de sus fantasmales oropeles, de esa agobiante tendencia a encubrir los hechos, a desviar la cara y a enrarecer el ambiente en que deben transitar las palabras. Saludo jubilosamente esta novela por su lenguaje en libertad, al decir abiertamente lo que hay que decir. Fuera tabúes, lejos las ataduras y las solemnidades que fatigan el discurso público en que nos desenvolvemos día a día.


La portada del libro, muy llamativa y colorida, presenta un detalle del óleo titulado como el libro de Rimbaud Una temporada en el infierno, de Alberto Muñoz. La novela está fechada en 1978-1983, obtuvo el Premio de Novela “Justo Sierra O’Reilly”, en 1995 y se publicó hasta ahora en 2008. Esto indica un transcurso de 30 años que no ha hecho perder frescura ni vigor al texto.


Este libro es ácido como nuestros chamoyes y nuestros mangos verdes con sal y chile. Con una prosa veloz, que nos arrastra de principio a fin aunque no queramos, como si la lectura fuera la andanza en una autopista de alta velocidad. Si mi primera leída fue un arrancón hasta el final, las relecturas tuvieron que ser a tramos no continuos para detener la atención en sus jocosos y fulgurantes detalles.


Muñoz Castillo, Fernando: Cuando sintió mi alma tu desdén, Instituto de Cultura de Yucatán, Mérida, 2008, 224 pp.



Por esto!, jueves, 6 de noviembre de 2008.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León