domingo, 15 de junio de 2008

Canto a un dios mineral




José Díaz Cervera




Hay quien afirma que no se puede ser poeta en México si no se ha leído el Canto a un dios mineral, de Jorge Cuesta. Publicado por primera vez hace 65 años, en la revista “Letras de México”, este poema se inscribe como uno de los grandes productos de la lírica mexicana del siglo XX y el interés por él ha ido en aumento, al grado incluso de que en años recientes se han multiplicado estudios y comentarios de muy diversa índole alrededor de esa obra. La pieza está compuesta por 37 estrofas que siguen la tradición formal de la silva; se dice que Cuesta terminó de escribir el poema de una manera abrupta, en 1942, cuando unos enfermeros irrumpieron en su domicilio para llevarlo al hospital psiquiátrico, donde le sería tratada una patología derivada del uso indiscriminado de compuestos tóxico-enervantes.


Jorge Cuesta era ingeniero químico y experimentaba con sustancias que inyectaba en su propio cuerpo y que a la larga causaron en él serios desajustes de personalidad que lo llevaron, incluso, a la ablación.


La leyenda cuenta que, a la llegada de los enfermeros, el poeta veracruzano pidió se le concediera la oportunidad de bañarse y vestirse con ropa limpia, y de redactar las estrofas finales de su poema.


La complejidad sintáctica de Canto a un Dios mineral hace difícil la fijación de los contenidos de la obra; algunas coordenadas de la misma las encontramos en una especie de desesperanza epistemológica y en la actitud ambivalentemente angustiosa del poeta con respecto de la materia. Como quiera que sea, los niveles de abstracción alcanzados en la obra la hacen inalcanzable para aquellos lectores que no están dispuestos a dar el salto en el vacío propuesto por Cuesta, influido, como casi todos los Contemporáneos, por Paul Valery.


El poema da comienzo con una gesticulación captada como señal que nos descubre el prodigio del espacio. Ahí el azul y el gran suceso de las nubes, como materia que se acerca al sueño, se constituyen en los detonantes de una reflexión poética sobre el tiempo, cuyo refinamiento nos habla de un espíritu que no sólo se mueve en los terrenos estrictos de la lírica, sino en los de la filosofía y el pensamiento científico. Cuesta, como todo buen poeta, era enemigo de la inspiración; la anécdota referida líneas arriba es un ejemplo de ello.


Entre sus amigos era conocido como “el más triste de los alquimistas”, y el mote no podía ser más exacto. Para el poeta cordobés no había distinción entre inteligencia e imaginación y, por tanto, tampoco la había entre ciencia y poesía, pues ambas eran para él ocupaciones unidas por la fascinación diabólica.


Muchos jóvenes yucatecos que cursan las carreras de literatura en diversas instituciones locales están leyendo a Jorge Cuesta, pues su aire tenso y musical parece evocar en ellos el aroma extraño de alguien que se envenenó con las palabras, para demostrarnos que con ellas no se juega.


Angustia sobre angustia, conciencia trágica de lo imperdurable, épica de la inteligencia: Jorge Cuesta, poeta, hermano.






Por esto!, 13 de junio del 2008

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León