domingo, 1 de junio de 2008

A callar pinches cerdos. Shhh, de Christian Núñez




Ricardo E. Tatto.





“Preferiría no hacerlo”. Bartleby, el escribiente

Herman Melville





El silencio ha sido roto. Al menos en la mente, en la abstracción literaria de los lectores que desde principios del 2008 han tenido la oportunidad de leer Shhh, de Chrstian Núñez, joven creador que a través de Unas Letras Industria Editorial acaba de publicar su segundo libro, que incluye collages del mismo autor en un alarde artístico multidisciplinario.



Shhh se constituye de una producción poética trabajada hasta sangrar, lo cual se percibe en sus versos, en sus frases cargadas de violencia, de un ánimo transgresor para con y contra la sociedad esperpéntica en la que habitamos. Es un grito sordo, acallado desde las mismas fauces que lo emiten, una negación de lo que constituye y a la vez una afirmación de la catarsis literaria como proceso de despojo, de liberación, un afán de volatilizar hasta el nihilismo donde se encuentra cimentado.



Sorprende la madurez de los temas abordados a través de las diversas partes que lo componen, como El circo, Little child, Libro del silencio, Auschwitz, Marcha fúnebre, Las manos del ciego y Fuga mundi. En los títulos nombrados uno intuye de qué va la cuestión: una proyección de la niñez, risas irónicas y lágrimas bizarras que preceden al silencio desolador, el holocausto de la existencia del hombre condenada a la mortandad en solitario, la ceguera universal que se acrecenta a cada momento y, finalmente, la evasión como producto o respuesta a todo lo anterior.





Christian Núñez: "Callar me da reposo"



Sin duda, marcadamente existencial, el libro representa fielmente el bagaje del cual se compone y por ello mismo se ve enriquecido intertextualmente con las influencias que el autor ostenta sin ningún empacho. Y con justa razón. Leopoldo María Panero, Ernesto Sábato, Jorge Luis Borges y Fernando Pessoa son los puntales donde se sostiene el pensamiento creativo del autor y la dirección formal por la que se ha hecho un autoanálisis a través de sus lecturas. Y es que Christian Núñez es un gran lector, con un intelecto afilado y una visión como pocas; así lo he comprobado al leer numerosas reseñas literarias que ha publicado en la red.



Además, se perciben otros nexos más allá de los citados claramente en el libro, ya que se nota un aderezo filosófico bastante condimentado por Jean Paul Sartre, Albert Camus, Platón, los griegos et al. Referencias al cine de Polanski, a la música de Nine Inch Nails, a las pinturas de Boticcelli, Klimt y otros guiños nos introducen no sólo a las entrañas del libro, sino a la esencia misma del monstruo: la soledad, la quietud, la desesperanza, el marasmo laberíntico que nos envuelve, la indiferencia diaria a la que nos vemos sometidos y los nudillos ensangrentados por intentar derribar el muro erigido por los males de la postmodernidad.



El autor se despoja, se quita los anteojos para echar una mirada insoslayable hacia la mierda intrínseca que nos compone, sí, a todos como seres humanos, contradictoriamente gregarios. Mediante una especie de visceralidad intelectual, las exclamaciones sofocadas son lanzadas como tabiques de crítica social y, en un gran acierto, de manera exclusivamente personal nos expone sus propios demonios, sujetos y transparentados en los recursos retóricos utilizados, en la construcción de imágenes y devaneos semánticos, en el afán de sublimarlos, de racionalizar lo que no puede ser interiorizado.En el poema Las manos del ciego, percibimos una apologética lingüística hacia el Cratilo de Platón: “Odio los nombres de las cosas”. Así como un odio constante hacia todo y hacia todos; inclusive hacia el lector. El autor no se mide a la hora de ejemplificar y abanderarse como claramente nihilista. Lo anterior es sólo una muestra de las muchas que se encuentran en el libro.



Shhh, de Christian Núñez



Con un ritmo in crescendo sostenido a lo largo de sus páginas libres, sin géneros definidos (como la literatura moderna debe ser), versos y prosa, atraviesan guiones, diálogos, soliloquios y monólogos sin evadir nada, peleando de frente, construyendo una batalla de antemano perdida, hasta llegar a Lugar común, poema donde finalmente el silencio termina malherido y desgarrado por un grito extasiado y desolador.



Luego, el autor elige callar y decirles Shhh a los pinches cerdos. Al acabar su lectura, a pesar de mi consternación, escogí hacer ésta reseña y responderle al autor: Prefiriría no hacerlo…







Núñez, Christian: Shhh, Unas Letras Industria Editorial, Mérida, México, 2008, 120pp.








Por esto!, 29 de mayo de 2008 .










No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León